Derecho – Antofagasta

Viviana Ponce de León Solís

Secretaria Académica

Queridos licenciados y queridas licenciadas:

Hoy es un día de festejo y alegría por los logros alcanzados. Reciban mis más sinceras felicitaciones por esta meta cumplida. Por cierto, esta felicitación no es sólo mía: es de toda la Universidad, de toda la Facultad de Ciencias Jurídicas, de sus compañeros de estudios y de todo el personal administrativo y de servicios que, en mayor o menor medida ha contribuido a su éxito.

Al mirar hacia atrás, seguramente recuerdan la inseguridad y la ilusión del comienzo, las interminables horas de estudio, las presiones de los exámenes y los plazos y, quizás, alguna que otra frustración o decepción. Pero, al mismo tiempo, hoy pueden ver como todo este trayecto es sellado con la satisfacción de un trabajo bien hecho y el orgullo de haber concluido esta etapa. Durante estos años han ampliado sus conocimientos, han adquirido nuevas destrezas, han desarrollado su capacidad de trabajo personal y en equipo y se han formado profesionalmente. Con todo, y sin desconocer la importancia de lo anterior, lo más destacable es que han madurado como personas y han adquirido o perfeccionado un conjunto de habilidades que, probablemente, van a ser más necesarias en la vida que los conocimientos. Me refiero a su capacidad de servicio, a saber respetar a los demás y comprender sus posturas ante la vida, aunque sean distintas a las suyas. Me refiero también su compromiso con la igualdad, la libertad, la dignidad humana, la justicia y el bien común, que son los fines últimos a los que ha de orientarse su quehacer profesional el día de mañana.

Precisamente con la mirada puesta en el futuro, les invito a constatar el vínculo que usualmente une al éxito con el esfuerzo. Lo han experimentado en carne propia durante sus estudios. Sean conscientes de que haber llegado hasta aquí sólo ha sido posible por su determinación, su dedicación y su constancia. Sepan que en la vida las cosas no se dan de otro modo. No se dejen engañar esperando que un golpe de suerte les abra todas las puertas en el futuro. La suerte suele visitar únicamente a quienes se hacen acreedores de ella. Durante su paso por esta Universidad, más allá del cumplimiento de programas de estudio y de transmitir contenidos, les hemos tratado de habituar a la disciplina, a la responsabilidad, a la autonomía y al trabajo en equipo. Recuerden que esta es la clave. Los datos que se desconocen se pueden encontrar fácilmente y no es difícil acceder a la información de la que no se dispone en un momento dado. Sin embargo, los hábitos de trabajo, de colaboración y de servicio a los demás no se hallan disponibles en Internet ni en bibliotecas, sino que han de formar parte de su modo ser.

Volvamos ya al presente. Ahora ustedes dejan de ser nuestros alumnos, pero esperamos, y les pedimos, que sigan siendo parte de nuestra comunidad, como ex alumnos. Mientras que la condición de alumno dura unos años y luego se pierde al concluir los estudios, la condición de ex alumno dura para siempre. Queremos continuar teniéndolos a nuestro lado en el proyecto educativo que a lo largo de estos años hemos compartido. De aquí en adelante, su entorno les identificará frecuentemente por su Escuela, por su Universidad y por los valores que ella encarna. Lo que a nosotros nos gustaría es que ustedes mismos nos sientan como parte de su identidad y que mantengan viva la impronta de haber estudiado con nosotros. Durante sus estudios, hemos procurado brindarles una formación que no sólo les permita hacer del ejercicio profesional su medio de vida, sino, sobre todo, que les permita construir una sociedad más justa para todos y donde todos puedan disfrutar la verdadera libertad. Si así lo hacen, estaremos orgullosos de ustedes, pero, lo más importante, es que ustedes también estarán orgullosos de sí mismos. Hasta ahora sólo se han estado preparando: éste es el auténtico momento de la verdad. La sociedad espera y necesita esfuerzo. Pero sobre todo precisa de savia nueva, de creatividad, de tolerancia y de humanidad.

Concluyo con palabras de agradecimiento por haber contribuido a que seamos lo que somos, a nuestro prestigio y a la excelencia que queremos alcanzar. En este clase de mensajes, es habitual desear suerte a los licenciados, y esta no será la excepción. De todo corazón, les deseo mucha suerte en su futuro profesional y personal. Pero, principalmente, les deseo la valentía necesaria para hacerse acreedores de esa suerte. Valentía para ser profesionales honrados, valentía para comprometerse con la justicia, valentía para buscar la verdad y actuar conforme a ella. En definitiva, valentía para intentar ser mejores cada día.

Muchas felicidades,

Viviana Ponce de León Solís
Secretaria Académica

Titulados Derecho – Antofagasta 2014

1 Camila Estefanía Astudillo González
2 Jenny Verónica Baltra Carrasco
3 Robert Alejandro Bazaes Sánchez
4 Hans Nelson Bórquez Tapia
5 Fernanda Cabanillas Veloso
6 Alejandro Enrique Cáceres Aguirre
7 Camila Bernarda Calle Castro
8 Danilo Andrés Callpa Mondaca
9 Kimberly Isazku Castillo Sanhueza
10 José Nicolás Castillo Cortés
11 Luis Colman Vega
12 Camila Fernanda Cortés Ruiz
13 Macarena Andrea Díaz Rodríguez
14 Flavio José Godoy González
15 Carlo Andree Gómez Galloso
16 Juan Pablo Gómez Heredia
17 Paulina Ángela González Quiroga
18 Juan Eduardo Guzmán Zúñiga
19 Andrés Eduardo Hidalgo Palacios
20 Alexis Rodrigo Hinojosa Cerda
21 Francisco Javier Jacques Bravo
22 Carolina Francisca Lagos Jorquera
23 Kamila Arminda Leiva Bitar
24 Cindy Melissa Loayza Araya
25 Camila Francisca Ocaranza Franulic
26 Camila Francisca Osorio Pérez
27 José Vladimir Pastén Sepúlveda
28 Edy María Pérez Argandoña
29 Francisco-Javier Andrés Ríos Araya
30 Rocío Andrea Rojas Novoa
31 Sebastián Nicolás Tapia Camus
32 Ignacio Andrés Valderrama Salazar
33 Sebastián Marcelo Velásquez Escudero
34 Cinthia Dominique Vilches Carvajal